Ad Nativitatem tempus spectans

ANNUM NOVUM FELICEM VOBIS PRECOR

 

Anuncios

Ex dictamine rationis

     Según se desprende del último borrador que ha facilitado el MEC a las organizaciones sindicales del Decreto de especialidades, parece que las gestiones realizadas por las distintas asociaciones de clásicas han dado sus frutos y en el anexo V del mencionado borrador se pone remedio a la irracionalidad de anteriores borradores.

La AALG dixit… o ¿Pixie?

     “Nos ha llegado de muchos compañeros la preocupación existente en los institutos porque, según el proyecto de Decreto de Especialidades, los profesores de Latín no podrán impartir Griego, mientras que los de Griego sí podrán dar Latín. Esta misma inquietud existe en otras sociedades de clásicas y estamos tratando de aclarar el asunto en beneficio de todos. Os tendremos informados…”

     “La AALG ha remitido a la autoridad competente del MEC un escrito reclamando un trato justo y proporcionado para el profesorado de Latín en el Real Decreto de Especialidades. Se baraja acudir a la vía judicial…”

     “Aunque hemos hecho y seguimos haciendo todas las gestiones que son posibles, no estaría de más que vosotros denunciarais en la prensa, en Cartas al Director, o con fax al MEC la situación injusta del profesorado de Latín en el mencionado Borrador de REAL Decreto de Especialidades…”

Ova fricta

     No quedan como los que hacía mi madre, pero…

Mens agitat molem II

     “Y yo, después que he hablado de la disciplina y de la moderación de los niños, voy a pasar al período de la adolescencia, hablando muy brevemente. Porque con frecuencia censuré a los hombres causantes de costumbres malvadas, los cuales confiaron los niños a pedagogos y maestros, pero permitieron que el ímpetu de los adolescentes anduviera suelto, cuando era necesario, por el contrario, poner en éstos mucho más cuidado y vigilancia que en los niños. Pues, ¿quién no sabe que las faltas de los niños son pequeñas y perfectamente sanables…? En cambio, los delitos de los jóvenes muchas veces son enormes y terribles: excesos en la comida, hurto de los bienes paternos, juegos de dados, banquetes, orgías, amoríos con doncellas y adulterios con mujeres casadas. Sin duda, conviene contener y frenar los ímpetus de éstos con todo cuidado, pues la fuerza de los placeres es algo incontrolable, rebelde y necesitado de freno, de modo que los que no se preocupan con energía de esta edad, sin darse cuenta están concediendo licencia para los delitos”. 

     “Por otro lado, son dignos de reprensión algunos padres que, después de confiar sus hijos a los pedagogos y maestros, no son en absoluto ellos mismos testigos oculares ni oyentes de la enseñanza de éstos, errando más de lo que sería menester. Porque ellos mismos deben hacer un examen de sus hijos cada pocos días y no poner sus esperanzas en la disposición del asalariado. Pues también aquéllos tendrán más cuidado de los niños, si de vez en cuando tienen que rendir cuentas de su trabajo. Y aquí viene muy a propósito lo dicho muy graciosamente por aquel cuidador de caballos: que nada engorda tanto al caballo como el ojo del rey”.

Plutarco, “Sobre la educación de los hijos” (Trad. José García López)

Mens agitat molem I

maestrodiscipulo.jpg     

     “Según eso, decía muchas veces con razón aquel viejo Sócrates que, si fuera posible, de alguna manera, subiéndose a lo más alto de la ciudad, se pondría a gritar: “¿A dónde, hombres, os dejáis llevar, los que ponéis todo vuestro esfuerzo en la adquisición de riquezas, pero os preocupáis muy poco de los hijos a los que se las vais a dejar?”. A estas cosas yo añadiría que tales padres actúan de forma semejante a como si uno se preocupara del calzado, pero tuviera poco cuidado del pie”.

     “Y muchos de los padres llegan a tal punto de avaricia y, a la vez, de odio hacia sus propios hijos que, para no pagar un mayor salario, eligen como maestro de sus hijos a hombres de ninguna estima, buscando una ignorancia barata. Por esto también Aristipo, no sin gracia, sino muy inteligentemente se burló de palabra de un padre vacío de inteligencia y sentido. Pues, habiéndole preguntado un hombre cuánto salario pedía por la educación de su hijo, le dijo: “Mil dracmas“. Al responderle el padre: “¡Por Heracles!, ¡qué petición tan excesiva! Por mil dracmas, en verdad, puedo comprar un esclavo”. “Y así, le dijo Aristipo, tendrás dos esclavos, tu hijo y el que compres”. Y, en general, ¿cómo no va a ser absurdo que acostumbremos a los niños a tomar los alimentos con la mano derecha y riñamos al que extiende la izquierda, pero, en cambio, no tomemos ninguna precaución para que escuchen enseñanzas correctas y apropiadas?”

     “Así pues, ¿qué les sucede a padres muy admirados, cuando han mal criado y mal educado a sus hijos? Yo os lo diré. En efecto, cuando, después de haber sido inscritos en la lista de ciudadanos, menosprecian la vida sana y ordenada y se precipitan en placeres desordenados y propios de esclavos, entonces los padres se arrepienten de la educación de sus hijos, cuando ya no sirve de nada, afligiéndose con los vicios de aquéllos. Pues, de ellos, unos aceptan a aduladores y parásitos, hombres perdidos y abominables, corruptores y destructores de la juventud; otros se consumen en banquetes; otros se pierden en juegos y malas compañías, y finalmente, algunos son alcanzados por vicios más audaces, cometiendo adulterios y yendo de juerga coronados de hiedra, dispuestos a comprar un único placer con la muerte. Pero si hubieran tenido tratos con un filósofo, quizá habrían aceptado obedientes los mandatos de éste y, al menos, habrían aprendido aquel precepto de Diógenes que, severo con las palabras, pero muy realista en los hechos, aconseja y dice: “Entra, muchacho, en un lupanar, para que aprendas que en nada difieren las cosas valiosas de las baratas”.

Plutarco, “Sobre la educación de los hijos” (Trad. José García López)

Ludi scaenici II

1192528860637_baelo200.jpg    Entre los próximos días 14 y 15 de abril de 2008 tendrá lugar el III Festival  juvenil Europeo de Teatro Grecolatino de Baelo Claudia, organizado por el Instituto de Teatro Clásico Grecolatino de Andalucía y el Conjunto Arqueológico de Baelo Claudia, con la colaboración de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía, y del Colegio Oficial de Doctores y Licenciados en Filosofía y Letras y en Ciencias de Cádiz
          El Festival está patrocinado por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, y por la Obra social y Cultural de Cajasur, y las representaciones tendrán lugar en el magnífico marco del Conjunto Arqueológico de Baelo Claudia (Cádiz), pudiendo realizarse las reservas desde el 19 de noviembre llamando al teléfono 954 27 97 35.PROGRAMA

Coordinadores:
Ángel Muñoz y Javier Ortolá

Lugar:
Conjunto Arqueológico de Baelo Claudia (Cádiz)

Día 14, Lunes
12,00 horas
ALCESTIS, de Eurípides
Grupo SKS de Almuñécar, Granada
17,00 horas
ACARNIENSES, de Aristófanes
Grupo SKS de Almuñécar, Granada
Día 15, Martes
12,00 horas
LOS BOSQUES DE PNYX, selección de textos por Javier Tomeo
Grupo Teatro Estudio 21 de Cádiz
17,00 horas
AGAMENÓN, de Esquilo
Grupo Phersu de la Universidad de Cádiz

INFORMACIÓN DE INTERÉS

Las Reservas:
Podrán hacerse desde el 19 de Noviembre de 2007 llamando al teléfono 954 27 97 35, de 9,30 a 13,30, de lunes a viernes, hasta el 3 de marzo de 2008.

Contactos:
Colegio Oficial de Doctores y Licenciados de Sevilla, tel. y fax 954 27 97 35.
Instituto de Teatro Clásico Grecolatino de Andalucía 616 914 710.
Conjunto Arqueológico de Baelo Claudia, teléfono 956 68 85 40.
Observaciones:
No hay lugar alternativo de representación en caso de suspensión por lluvia.
Visitas gratuitas, previa reserva de hora:
Conjunto Arqueológico de Baelo Claudia. Para reservar y solicitar el cuaderno del profesor y del alumno, llamar al teléfono 956 68 85 40.
No se garantiza la atención si no se ha hecho previamente la reserva.

Fuente: Consejería de Educación de la Junta de Andalucía