Exercitatio Linguae Graecae

     Como quiera que es una propuesta digna de ser tenida en cuenta por tod@s aquell@s que dispongan de tiempo y ánimo para la tarea, reproducimos el siguiente llamamiento que nos llega desde e-Ramus Reloaded:

     “Aprovecho el poder de convocatoria del planeta de blogs de Chiron para relanzar una idea que intenté poner en práctica sin éxito hace unos años.    

     Como muchos sabéis, desde que entré en contacto con las metodologías didácticas activas y la teoría de adquisición de segundas lenguas, soy un firme partidario de la aplicación de estas a la enseñanza de las lenguas clásicas, y del griego clásico en particular.    

     Para poder llevar a cabo este proyecto nos enfrentamos básicamente a dos dificultades:

1) Falta de materiales didácticos orientados a la enseñanza activa del griego clásico.

2) Nosotros mismos, los profesores, somos “víctimas” de la didáctica tradicional, por lo que no disponemos de la competencia necesaria para aplicar la metodología activa, incluso si tuviéramos materiales adecuados.

     Sin embargo el ejemplo de Lingua Latina per se illustrata , nos demuestra que es posible crear un tipo de material, no totalmente comunicativo, pero sí con un enfoque mucho más eficaz y que aprovecha lo mejor de las teorías de adquisición de segundas lenguas, pudiendo ser aplicado en el aula incluso por profesores cuya competencia oral (o activa, en general) no esté todavía desarrollada. Somos muchos ya los profesores que hemos disfrutado del manual de Ørberg en clase y hemos podido comprobar como no sólo los chavales aprenden, sino también ¡nosotros mismos! Cuántos colegas me han comentado que al principio tenían miedo de tener que balbucear ante sus alumnos las preguntas en latín, y al cabo de muy poco tiempo empezaban a ganar seguridad y a poder expresarse con soltura terminando por dar toda la clase en latín con el beneficio (y el disfrute) que ello procura.    

     Pues bien, mi idea era (y sigue siendo), crear una especie de Lingua Latina per se illustrata, pero en griego, y si es posible dándole un enfoque aún más comunicativo, es decir, facilitando estructuras que favorezcan aún más la comunicación durante las clases.    

     El problema que entonces tuve, y que sigo teniendo, es que soy consciente de que emprender tal labor en solitario supera mis capacidades.    

     En aquel entonces envié decenas de e-mails explicando mis ideas a profesores de distintas universidades… y ninguno me respondió.

     Tan sólo recibí el apoyo de los responsables de culturaclasica.com, pero era un apoyo más moral que práctico: alojaban en su web el proyecto para darlo a conocer, pero ellos mismos, más latinistas que helenistas, no me podían ayudar en la elaboración del material, de tal forma que para mí esa ayuda me suponía más bien un agobio: el proyecto generaba unas expectativas que yo no era capaz de cumplir.    

     De aquella primera tentativa quedaron escritos seis pequeños capítulos que tengo colgados en mi web como muestra , junto a la explicación de las carencias del intento.    

     Pero a fecha de hoy, cuando ya hay más de cien centros trabajando con el método Ørberg, y la red social de Χείρων funciona a toda máquina, pienso que es un buen momento de volver a intentarlo.    

     Además he conseguido varios materiales en Grecia que creo que pueden ayudarnos.    

     Así que mi llamamiento es el siguiente:

     Todos los helenistas interesados en elaborar un manual colaborativo y abierto similar al LLPSI en griego clásico, que me dejen un mensaje en el blog, y a partir de ahí, a proponer ideas y a ver cómo podemos empezar. También animo a todos los Chironianos interesados en la elaboración de dicho manual, aunque no puedan participar en él, a copiar este llamamiento en sus blogs.    

     Hay muchas formas de participar en el proyecto, se me ocurren, a bote pronto:

1) Redactar textos en griego clásico (la más importante, claro).
2) Contribuir aportando ideas para la historia.
3) Corregir ortografía y acentos griegos.
4) Programar wikis, blogs, y otros artilugios útiles para el trabajo en red.
5) Buscar imágenes o hacer ilustraciones.
6) Maquetar, diseñar cuadros, tipos de letra, etc.
y cualquier otra que se os pueda ocurrir.

     Como dicen los griegos: Σὺν Ἀθηνᾷ καὶ χεῖρα κίνει !!!

     Muchas gracias por la atención y un saludo”

http://erasmusreloaded.blogspot.com/2008/01/chironianos-manual-de-griego-clsico.html

Anuncios

Lectio difficilior (I)

     “¿Por qué no habremos de seguir en la enseñanza del latín el mismo rumbo marcado por la naturaleza, que en todo procede con igual consecuencia y uniformidad? ¿Por qué no hemos de conducir a la tierna juventud hasta el punto más o menos elevado que nos proponemos, siguiendo las sendas más practicables, en vez de hacerla trepar violentalibro.jpgmente a la eminencia por asperezas inaccesibles…

     …Los profesores experimentados saben muy bien cuántas angustias y sudores cuestan a los niños los primeros pasos que dan en la traducción. Es verdad que para suavizarles el camino en la parte posible se ha procurado que empiecen sus ensayos por las Fábulas de Fedro y Cartas Familiares de Cicerón. Se ha dicho y querido sostener que la sencillez misma de esas piezas y el interés de sus agrumentos son un doble motivo para que los niños no desmayen en sus tareas. Pero ante la experiencia no hay razones; y lo que diariemente estamos observando viene a echar por tierra tal aseveración. No nos alucinemos: la dificultad así como la sencillez de las cosas son relativas. No hay teoría, por difícil que sea, que no llegue a ser sencilla para aquél que la comprende; y lo más sencillo aparece intrincado y árduo para el hombre que lo ignora. Para conocer de cuánto sean capaces los niños es preciso hacerse niño. Sencillas son sin duda, absolutamente consideradas, las Cartas de Cicerón; pero la la naturaleza e índole de este género de escritos los hace muy poco a propósito para que puedan servir de texto en los primeros ensayos sobre la versión latina. A nadie se le oculta que la parte más difícil de un idioma está precismante enlos modismos: ¿y en dónde abundan éstos tanto como en el lenguaje familar? Sencillas las Fábulas de Fedro; pero al fin son poesías; y siéndolo, precisamante han de tener una fisonomía especial, unos giros peculiares, un estilo y un lenguaje exclusivo, que en nada ha de parecerse al de la prosa.

     Estas y otras consideraciones que omito por no molestar demasiado a mis lectores, me decidieron a disponer el Curso práctico de latinidad que hoy presento al público. He procurado no fatigar la imaginación de los alumnos con la interminable y cansada exposición de marchas, fortificaciones, encuentros, asedios, asaltos, batallas, victorias y derrotas, que hacen el gasto principal en otras Colecciones…”

                         Raimundo Miguel, Curso práctico de latinidad, Burgos 1859