Admoto igni

Dirck van Baburen (1595-1624), “Vulcano encadena a Prometeo”Dirck van Baburen (1595-1624), “Vulcano encadena a Prometeo”

     Vulcano encadena a Prometeo, Dirck van Baburen (1595-1624)

 Prometeo modeló a los hombres con agua y tierra y les dio además el fuego, oculto en una caña, sin conocimiento de Zeus. Pero cuando éste lo supo, ordenó a Hefesto que sujetara su cuerpo con clavos en el Cáucaso; este es un monte de Escitia. prometeo estuvo allí encadenado muchos años; cada día un águila abatiéndose sobre él devoraba los lóbulos de su hígado, que se rehacía durante la noche. Prometeo sufrió este castigo por robar el fuego, hasta que más tarde Heracles lo liberó”.

Apolodoro, Biblioteca I 7 (Trad. Rodríguez de Sepúlveda, M.)

La flauta de Pan

flautapan.jpg

     Entonces el dios dice: “En los helados montes de Arcadia, entre las dríades de Nonacris, hubo una náyade muy famosa, las ninfas la llamaban Siringe. Más de una vez ella había burlado a los sátiros que la perseguían y a cualquiera de los dioses que contiene el sombrío bosque y el fértil campo; rendía culto a la diosa Ártemis con sus aficiones y con la propia virginidad; también ceñida a la manera de Diana podría engañar y podría ser considerada la Latonia, si no fuera porque el arco de ésta era de cuerno y el de aquélla de oro; aun así engañaba. cuando ella volvía de las colinas del Liceo la ve Pan y, con su cbeza ceñida por agudas hojas de pino, le dice las siguientes palabras: …”

     Le faltaba decir las palabras y que la ninfa, despreciadas las súplicas, había escapado por lugares intransitables, hasta que llegó junto a la tranquila corriente del arenoso Ladón; que aquí ella, al impedirle las aguas su carrera, rogó a sus transparentes hermanas que la transformaran y que Pan, cuando pensaba que ya se había apoderado de Siringe, agarraba las cañas de pantano en lugar del cuerpo de la ninfa, y, mientras suspiraba allí, los vientos movidos dentro de la caña produjeron un sonido suave y semejante a la queja; que el dios, cautivado por el arte nuevo y por la dulzura del sonido, había dicho: “permanecerá para mí este diálogo contigo”, y así, unidas entre sí cañas desiguales con juntura de cera, mantuvo el nombre de la doncella.

Ovidio, Metamorfosis, I 689-712